Historia de la cafetera espresso

Los seres humanos bebemos y gozamos del café desde hace ya varios siglos, sin embargo, una de las herramientas diarias del barista, la cafetera espresso, no es tan longeva como podamos pensar. ¿Quieres conocer la historia detrás de tu taza de café? Sigue leyendo, hoy viajamos al pasado del país de la bota.

Nueva maquinaria de vapor para la elaboración económica e instantánea de bebidas de café.

Con un nombre tan rimbombante como Nueva maquinaria de vapor para la elaboración económica e instantánea de bebidas de café método, ‘A. Moriondo’ nadie esperaría encontrarse una cafetera espresso. Sin embargo, el padre de esta maravilla así la registró en la oficina de patentes de Turín, Italia, en el año 1884.

Esta primera cafetera parecía más una máquina de vapor de un tamaño considerable que un sistema para preparar café. Por ello, sobre la primera invención de Ángelo Moriondo, trabajaron diferentes ingenieros y expertos, quienes dieron lugar a la versión que hoy conocemos.

Por ejemplo, Luigi Bezzera, conocido por algunos como el verdadero padre de la máquina espresso, logró en 1901 que el invento de Moriondo pudiera servir dosis para una sola persona de forma continuada y veloz. Este modelo se parecería ya mucho más a los que hoy podemos encontrar en las cafeterías de todo el mundo.

 

El pistón que cambió la vida de los baristas

Si bien el invento de Bezzera había sido revolucionario para su época, la creatividad e ingenio de AchilleGaggia facilitaron la vida de los baristas inmensamente. Tendrían que esperar a 1945, pero acababa de nacer la primera máquina de café espresso que incluía un pistón. Este pistó permitía, de manera manual, regular la presión a la que se expulsaba el vapor que atravesaría el café molido e infusionaría el café.

Sin embargo, habría que esperar casi 20 años para poder introducir en las cafeteras espresso las bombas de 9 bares autónomas. Nuestros queridos baristas ya no tenían que hacer músculo sobre una palanca para operar el pistón. El sistema se había automatizado gracias a la empresa Faema, que comercializaría una de las primeras máquinas automáticas la Faema E61 que cambiaría el mundo del café para siempre.

A pesar de que hemos mencionado sólo cuatro nombres en relación a la creación de una de nuestras máquinas favoritas, como en el caso de otros inventos, se han sucedido pequeños avances a lo largo de los años llevados a cabo por distintas empresas, hombres y mujeres. Estas pequeñas mejoras son el único modo de llegar a la perfección, en este caso, en forma de taza de café.

 

Si esta entrada te ha parecido interesante, no puedes perderte estas otras:

Un comentario en «Historia de la cafetera espresso»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.