Cafeterías con encanto en España y Portugal

 

Ya sabes que en Mocay nos encanta descubrir contigo lugares emblemáticos donde el café es o ha sido considerado el rey. De hecho, hace unos meses te propusimos un viaje de turismo cafetero por ciudades como Budapest, Praga, Barcelona o Buenos Aires. Para hoy, y aprovechando que se viene un generoso puente, queremos que viajes in situ o desde casa hasta estas cafeterías con encanto de España y Portugal.

 

A Brasileira do Chiado, Lisboa

 

Cuenta la leyenda que este fue el primer café en incorporar una máquina de expresso italiana en su barra. Sea fábula o realidad, entrar en A Brasileira do Chiado es como viajar en el tiempo: se trata de una de las cafeterías más bellas, antiguas y representativas de Lisboa que en otro tiempo fue lugar de encuentro para intelectuales y artistas de la época. Desde 1997 A Brasileira se considera inmueble de interés público y es una de las tres únicas cafeterías de Lisboa que vivieron todo el siglo XX y que a día de hoy se mantienen abiertas. A pesar de que este espacio pasó por muchas épocas históricas y modas estéticas, desde su inauguración en 1905 ha sabido mantener intacta su esencia e identidad hasta la fecha. Tal vez sea este el secreto de su éxito, o tal vez lo sea su rico café…en cualquier caso, si este puente vas a Lisboa no dudes en conocer este inspirador local situado en Chiado,  el barrio más bohemio de la ciudad.

 

Café Majestic, Oporto

 

Amantes del café y del estilo modernista: ¡Este es vuestro espacio! Situado en la Rua Santa Catarina en la ciudad de Oporto, este histórico café declarado bien de Interés Público invita a entrar en él nada más ver su impresionante fachada. Y es que este local, inaugurado en diciembre de 1921 bajo el nombre “Elite”, fue considerado en 2011 como el sexto café más hermoso del mundo. Más allá de su esplendoroso estilo y de su decoración art nouveau, es interesante destacar que a su relevancia actual también contribuyó el ambiente cultural que lo envolvió desde sus inicios, en concreto la tradición de café de tertulia. De hecho, en la actualidad, esta cafetería sigue conservando este aspecto más cultural al ser considerada como una pequeña galería de arte en la que se puede asistir a conferencias y exposiciones en determinadas épocas del año. Y aquí va una curiosidad acerca de este mágico lugar: se dice que J.K Rowling, autora de la saga Harry Potter, pasó muchas tardes en el Café Majestic trabajando en el primer libro de la saga. ¡Seguro que además de inspirarse para su novela degustaba un rico café en este fantástico espacio!

 

Café Iruña, Bilbao

 

Este mítico café bilbaíno abrió sus puertas hace más de un siglo y a día de hoy sigue siendo centro neurálgico en la ciudad. Está situado frente a los Jardines de Albia y al entrar en él entendemos al instante por qué su visita debe ser obligatoria. El Iruña es uno de los pocos cafés de la Península con decoración de inspiración mudéjar: destaca la calidad y singularidad de sus azulejos, sus techos policromados y sus abundantes pinturas murales. Este espacio de 300 metros cuadrados ha sido testigo de incontables acontecimientos culturales, sociales y políticos; también lugar de encuentro para prestigiosos poetas y personalidades vascas como Pío Baroja, Indalecio Prieto y Miguel de Unamuno. Además de cafetería, en la actualidad también es restaurante así que si visitas Bilbao no dudes en conocer esta joya y degustar su selecta carta.

 

Café Royalty, Cádiz

 

¿Tomar un café bajo un techo cubierto de frescos, carpintería artesanal y molduras de escayola con pan de oro? El encanto de esta cafetería es supremo y se remonta a principios del siglo XX, concretamente al año 1912, cuando el gaditano Gómez Doreé decidió crear un exquisito lugar en el que intelectuales, artistas y políticos se pudieran reunir a diario. Pronto se convirtió en un local de referencia, incluso a nivel internacional, pero el éxito llegó a su fin en los años 30, antes de la Guerra Civil española. Después de más de 70 años cerrado, el Royalty vuelve a abrir con todo su esplendor en 2008 tras un delicado y laborioso proceso de restauración en el que se respeta hasta el último detalle de su decoración original. Este es sin duda un lugar que merece la pena anotar en nuestras agenda de viajes.

 

Café Casino, Santiago de Compostela

 

Desde 1873, aristócratas, burgueses y socios se reunían en este espacio privado para charlar y contemplar el bullicio de las calles del corazón de Santiago. En la planta superior se encontraba el Salón Amarillo, actualmente cerrado al público, donde se celebraban festividades como Semana Santa, Carnaval o Pascua. Desde 2002 este edificio, ahora café-restaurante, está abierto al público, que puede contemplar con asombro esta obra de arte arquitectónica. El espacio interior destaca por carecer de vigas centrales que sujetan la estructura, así como por las 36 esculturas talladas en madera que rodean el salón. Un emplazamiento de parada obligatoria para peregrinos y turistas en el que degustar un café o un cocktail rodeado de arte y mucho encanto.

 

¡Esperamos que hayas disfrutado tanto como nosotros de este paseo por los cafés que hemos seleccionado! ¿Quieres descubrir lugares similares? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.