El té es una infusión que siempre se ha relacionado con unos tiempos de preparación largos y, en ocasiones, hasta ceremoniosos. Sin embargo, esta bebida ha evolucionado con las preferencias del consumidor y hoy es posible encontrar un té para llevar en puestos callejeros, cafeterías y supermercados con una calidad a la altura del té elaborado de la manera más tradicional. Si quieres saber cuáles son las claves de este nuevo té para llevar que ha conquistado a baristas y teteros, sigue leyendo.

Té para llevar, una nueva alternativa saludable

En Europa, los puestos callejeros de té no son tan habituales como en países como la India, donde los vendedores de chai se acumulan en espacios públicos y estaciones de tren. Por lo tanto, hasta la llegada y el auge del té ready to drink o té on the go, el té para llevar europeo era más bien aquella bolsita de té negro, verde o rojo que infusionábamos en cualquier lugar donde pudiésemos disponer de agua caliente. Muchas personas preferían llevar consigo a la oficina su propio té preparado en casa y reservado en termos herméticos o vasos térmicos, conservándolo durante unas horas a la temperatura deseada.
Aunque la popularidad del té como bebida saludable ha crecido con el paso de los años, el modo de consumir esta infusión ha cambiado. Al igual que ocurre en la actualidad con la comida, las cervezas o los cafés; los consumidores buscan tés innovadores, tés con buen sabor y tés con una calidad premium por los que valga la pena pagar un poco más. Pero, además de mantenerse como una bebida pura, saludable y con capacidad de sorprender, el té ha tenido que relanzarse asimismo como una infusión de rápida preparación y con una versión lista para tomar que compita dignamente con otras opciones y refrescos que ya son muy conocidos entre la población.

¿Cómo se sirven los tés para llevar?

A día de hoy, nos encontramos con tés ready to drink o tés on the go en tetrabrik, en botellas de cristal o en botellas de plástico (en muchos casos, de plástico orgánico). Estos tés pueden consumirse fríos o pueden servirse en una taza y calentarse durante unos segundos en el microondas. Cada uno de estos envases tiene sus ventajas:

  • Tetrabrik: Este envase de cartón impermeabilizado tiene una forma rectangular que es ideal para ocupar los estantes de un supermercado. Es fantástico para guardar productos refrigerados pero su mayor contra es que cuenta con un reciclaje complejo.
  • Vidrio: El cristal es fenomenal para conservar las bebidas en frío. Además, es 100% reciclable y sus botellas son reutilizables.
  • Plástico: No es el mejor material para conservar el frío de una bebida, pero sí es uno de los más utilizados en las bebidas para llevar por su resistencia y poco peso. Muchos tés para llevar se venden en botellas o vasos elaborados a partir de plásticos orgánicos o biodegradables, ya que el cliente actual exige que los envases sean respetuosos con el medio ambiente.

También existen interesantes blends de té o tés mezclados con superalimentos que se almacenan en pequeños sobres o vasos de cartón y que se pueden preparar de manera instantánea. Uno de los tés de preparación rápida más populares hoy en día es el matcha latte, cuyo envase lleva incluido el té en polvo, la leche y complementos como el extracto de vainilla. Para prepararlo, basta con añadir una cantidad determinada de agua caliente y agitar el contenido. Incluso puede servirse con cubitos de hielo, disfrutándose así de una versión refrescante del matcha latte.

El cartón orgánico de los puestos callejeros

Algunos establecimientos españoles que empiezan a vender té para llevar prefieren servir este té en vasos de cartón orgánico en lugar de en botellas o tetrabriks. Los vasos de cartón guardan bien la temperatura (sin que el cliente llegue a quemarse los dedos con una bebida caliente) y además no interfieren en el sabor de la infusión.
En estos puestos de té cada vez más frecuentes en la calle o en los mercados, los clientes pueden llevarse el té ya listo para ser consumido o pueden encargarse ellos mismos de su infusión, ya que el vaso contiene una serie de indicaciones que señalan cuánto tiempo debe de estar la bolsita de té en contacto con el agua.

¿La oferta es suficiente?

Entre estos tés para llevar y los tés ya listos para su consumo, los aficionados a esta infusión encuentran cada vez más variedades. Los puestos con tés para llevar cuidan al máximo su oferta y disponen de tés populares como el matcha latte, de tés depurativos, de tés clásicos, de roiboos… Pero también en las tiendas y en el súper, la oferta de estos tés on the go aumenta poco a poco, encontrándose tés curiosos como el té chai con leche, té chai con cardamomo, té chai con blend de especias, té de hibisco, té con jengibre… Esta forma de presentar el té no solo ha convencido y atraído a las marcas emergentes sino que hasta las firmas más veteranas han invertido recursos para acercar la infusión de esta nueva forma al consumidor.

Y tú, ¿has probado ya algunos de estos tés para llevar? ¿Qué te parecen?