Receta de Cold Brew

Receta de Cold Brew

Lo sabemos: como buen barista, a ti tus clientes nunca te pillan desprevenido. Tú siempre estás a la última en cuanto a las tendencias de ese placer para los sentidos al que llamamos café. Y, claro, a nosotros nos encanta complacer tu curiosidad y ofrecerte siempre las últimas novedades del mundo del café. Así, en esta ocasión queremos presentarte el modus operandi de un café que ya ha marcado tendencia en diversos países, como Estados Unidos, Inglaterra, Australia y Argentina. El café frío por excelencia al día de hoy. Ese que, a cambio de un poquito de paciencia en el tiempo de su preparación, te ofrece grandes posibilidades, aumentando su alta demanda sobre todo en verano: el cold brew. Ya sabemos que lo conoces, porque no te has perdido el post en el que te contamos en qué se diferencian el café con hielo y el cold brew, pero, ¿aún no sabes cómo preparar este delicioso café? ¡Sigue leyendo! Te tramos sencillas ideas y recetas de café cold brew con las que ya no tendrás excusas para no incluirlo en tu carta de cafés.

Los encantos del cold brew

Preséntaselo a tus clientes. Ofréceles una experiencia diferente. Un café menos ácido, más suave, más dulce. Y déjales escoger, si prefieren disfrutar de este manjar en caliente o en frío. Pues esta es otra de las grandes ventajas del cold brew: además de servirse frío, helado y hasta en granizado, este puede también puede disfrutarse en caliente, sin renunciar a su delicioso sabor. Pero, ¡aún hay más! Pese al tiempo de espera que requiere su elaboración, es un café que puedes mantener con el mismo sabor, sin ningún tipo de alteración, hasta dos semanas en la nevera antes de consumirlo. Aunque, eso sí, ten en cuenta que este tipo de infusión puede llegar a subir el grado de cafeína del café, algo que puede resultar muy positivo para tus consumidores durante la mañana, pero no tanto a otras horas del día.

Qué necesitas para preparar el cold brew

Hacer este tipo de café es muy fácil. Tan solo necesitarás:

  • 150 gramos de café molido específicamente para cafetera de émbolo
  • 1 litro de agua mineral del tiempo
  • Una jarra o un bote para mezclar
  • Una jarra o un bote para filtrar o almacenar
  • Una cafetera de émbolo
  • Una cuchara

Receta de cold brew: espera y disfruta

Sin duda, esta es una de las recetas más sencillas, pero de las que más paciencia requieren.

  1. Mezcla el café molido con el agua en una jarra o en un bote para mezclar con la ayuda de una cuchara hasta que esta coja el característico color del café.
  2. Deja que la mezcla repose entre 12 y 20 horas.
  3. Fíltralo, bien con la ayuda de una cafetera de émbolo.
  4. Vierte el café en una taza o en una jarra.
  5. Sírvelo y enamora a tus clientes.

¿Y si no cuento con una cafetera de émbolo?

En caso de que no tengas una cafetera con émbolo, de las del estilo prensa francesa, no te preocupes. Esto no te impedirá enamorar a tus clientes con tu seductor cold brew. En este caso, el procedimiento empezará del mismo modo, pero se diferenciará en el filtrado. He aquí un sencillo paso a paso:

  1.  Mezcla el café molido con agua y déjalo reposar entre 12 y 20 horas.
  2. Cuélalo bien con un filtro de tela o de papel, teniendo en cuenta que la tela filtrará mejor y te llevará menos tiempo.
  3. Repite el proceso de colarlo por lo menos un par de veces, asegurándote de que no queda ningún poso de café.
  4. Viértelo en una taza o en una jarra… ¡y ya está!

Un cold brew más dulce

Ahora que ya sabes cómo hacer el cold brew de siempre, ha llegado el momento de que pases al siguiente nivel y te lances a innovar. En esta receta te proponemos que hagas esta delicatesen todavía más dulce, ayudándote de canela, endivia o, incluso, cacao. Conseguirlo es muy sencillo:

  1. Mezcla bien el agua con el elemento que hayas decidido para endulzar tu cold brew.
  2. Añade un tercio de esta agua al café y déjalo reposar durante unos 30 segundos.
  3. Remueve bien hasta que no quede ningún grumo.
  4. Añade el agua que queda y mezcla de nuevo.
  5. Deja reposar la mezcla entre 14 y 24 horas.
  6. Haz el filtrado.
  7. Almacénalo o sírvelo directamente.

Innova con cócteles, hielo, gomitas…

Atrévete a innovar. El cold brew se presta mucho a crear nuevas tendencias, pues es fácil de añadir y su sabor característico aporta un toque muy interesante. He aquí algunas ideas:

  • Cócteles con… cold brew: ¿Y si cambias el expreso de tus cócteles por cold brew? El resultado te sorprenderá. Y a tus clientes también. Añádele tus propios siropes, nitrógeno, vinagres… Prueba diferentes opciones con pequeñas cantidades hasta que des con las que más te gustan.
  • Cubitos de hielo cold brew: estos son otra excelente opción a usar en tu establecimiento. Su aspecto es original y su agradable sabor a café deleitará hasta a los paladares más exquisitos.
  • Gomitas de café cold brew: y lo mismo con las gomitas de café. Cambia el café de toda la vida por esta deliciosa versión.

¿Y tú? ¿Qué otras recetas utilizas con el cold drew? ¡Compártelas con nosotros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.