A veces, cuando vemos a una persona disfrutando de un buen café en su cafetería favorita, no somos conscientes de todos los pasos necesarios para que ese momento especial ocurra… Para que lleguemos a disfrutar de nuestra bebida preferida, los granos de café han pasado por muchas fases que los han convertido en un buen producto. El beneficiado es una parte importante de este proceso que hace llegar el grano de café a nuestras tazas. Valorar el origen y las fases del proceso nos ayudará a transmitir el valor que hay en cada taza que sirves. ¿Te ha picado la curiosidad? ¡Empezamos!

Vamos al grano… ¿Qué es el beneficiado húmedo?

¡Entender qué es el beneficiado húmedo es muy sencillo! Simplemente es el proceso que se da después de recolectar los granos cuando se retiran las envolturas que forman el fruto hasta que queda descubierto el café verde que posteriormente será tostado.

Existen varias formas de llevar a cabo el beneficiado, pero hoy hablaremos de una en concreto: el “beneficiado húmedo”. ¡Y no lo hacemos por capricho! Hablamos de esta modalidad porque es la que proporciona las mejores calidades denominadas “suaves” o “lavados”.

Nota importante para expertos del café: Al café procedente del beneficiado húmedo se le llama también mild 😉

Desgranando el proceso… ¿Qué fases sigue el beneficiado húmedo?

1. Lo primero que se realiza es “descerezado”, una técnica que elimina la piel dura que recubre el grano (la cereza).

2. En segundo lugar, lo granos “descerezados” fermentan durante 24 horas para facilitar el lavado.

3. Posteriormente son lavados en cubas retirando los restos de las capas exteriores que pueden interferir con el sabor. Durante este lavado se elimina cualquier resto de mucílago.

4. Una vez aclarado el grano, se secará en las heldas, si no sabes lo que son, no seas perezosillo y descúbrelo aquí. Para lograr un secado homogéneo se necesitan 30 horas de sol y los operarios removerán los granos hasta lograr el estado perfecto.

5. A través del proceso del beneficiado húmedo obtenemos granos de alta calidad que se encuentran protegidos por el “pergamino”. El café pergamino se lleva a la trilladora, para “trillarlo” (quitarle el pergamino) y de aquí saldrá el café verde, que es el que se exporta para su tostado.

Con este post esperamos haber aportado un poco más de luz sobre el beneficiado húmedo y que ahora sepas un poco más, sobre La Cultura del Café. Pero… ¿Qué ocurre con el beneficiado seco? No creas que nos hemos olvidado de él así que permanece atento a nuestro blog y redes sociales.

¿Sabes que ser un amante del café tiene premio? Cada viernes publicamos en nuestra página de Facebook una pregunta de nuestro particular “Reto Cultura del Café”. Si eres un verdadero amante del café y respondes correctamente podrás ganar fantásticas Tazas Mocay ¡Sólo aptas para cafeteros! 😉