El cold brew es más que una tendencia

¿Por qué iniciarte en el mercado del cold brew?

Ahora que se acerca el verano, parece que empiezan a apetecer los cafés en frío. Y si hay algo mejor que una bebida bien refrescante, para aliviar las altas temperaturas, eso es cold brew. ¿Necesitas más motivos para incluirlo en tu carta? Aquí te los contamos.

Cold Brew, la tendencia de cada verano

Antes de sumergirnos por completo en el apasionante mundo del cold brew, debes tener claro qué es esta bebida, porque solo así entenderás cuáles son las razones de su éxito. Así que, coge libreta y boli. ¡Empezamos!

Si no eres nuevo en nuestro blog, ya habrás leído alguna vez acerca de esta infusión. En caso contrario, no te preocupes porque te ponemos al día. Como contamos en este post, el cold brew es un filtrado en frío que toma su base del clásico café con hielo, pero que busca evitar esos sabores amargos que se dan en él. Para ello, se emplea agua a temperatura ambiente (entre 20 y 22ºC).

Aunque de entrada pueden parecer bebidas similares (cold brew y café con hielo), todo es diferente: el método y tiempo de preparación, la temperatura del agua, el sabor, la conservación… ¿Cuál es la mejor opción? Cuestión de gustos. Ambas permitirán disfrutar del aroma y cuerpo de un espresso bien fresquito.

Pero quizás sea la suavidad y la ligereza del cold brew lo que ha conseguido que se proclamase bebida estrella durante los últimos veranos, convirtiéndose en la favorita de los coffee lovers más sibaritas.

El café en frío de los millennials

Como hemos comentado en otras ocasiones, los millennials se han convertido en un público muy atractivo, a la vez que exigente, para las cafeterías. Esta generación es fiel devota de un café de calidad y de especialidad, aprecian el sabor de un buen café y lo entienden como una experiencia.

Para ellos, cold brew es sinónimo de calidad y rapidez en una misma taza. Teniendo en cuenta el ritmo de vida que llevan, trasladar esa velocidad a la preparación de un café sin que este pierda su calidad, es fundamental. Y el cold brew es, desde luego, la respuesta.

A esto debemos añadir el sabor suave y dulce, que podrían tener otras bebidas endulzadas de manera artificial, sin perder la autenticidad del café; o la variedad de presentaciones y combinaciones, que ponen el valor el trabajo de los baristas y que, a los millennials, les encantan. 

Está claro, todas estas cualidades son un añadido más que atractivo para este grupo generacional.

Cold brew en términos de comodidad

¿Puede un café ser cómodo? Puede. Y el cold brew lo es. 

La manera de elaborar esta bebida, permite ser rápido en la ejecución. A pesar de que el tiempo de infusionado es más lento, porque se hace a temperatura ambiente, y precisa de un mínimo de 12 horas para poder ser consumido, te permite preparar grandes cantidades de café y anticiparte a la demanda. Así, puedes prepararlo cuando tengas un momento en tu jornada y al día siguiente estará listo para servir. 

Otro punto de comodidad, esta vez desde el punto de vista del consumidor: se trata de una bebida perfecta tanto para consumir en una terraza como para take away, pudiendo disfrutarlo en casa, en un parque o donde el cliente quiera, sin que el café pierda lo que le hace característico: su sabor y frescura.

Un sinfín de posibilidades para el cold brew

Sí, llevamos expuestas unas cuantas buenas razones por las que deberías empezar a servir este café. Pero, por si todavía no te hemos convencido del todo, te traemos la definitiva. ¡Sigue leyendo, que esto te va a gustar!

Una de las ventajas del cold brew es la versatilidad que nos permite esta bebida. Puedes añadir leches vegetales o buscar un sabor diferente, como esta receta de Coconat Cold Brew Coffee. A mayores, tienes muchas otras posibilidades:

  • Take away: como decíamos, es una bebida ideal para llevar. Y debido a esta nueva normalidad, se puede convertir en una gran opción para ofrecer a tus clientes. Se la podrás servir rápidamente y ellos la disfrutarán tranquilamente dónde quieran. Es más, puedes preparar cantidades más grandes para que puedan disfrutar de un buen café en su casa.
  • Presentaciones elaboradas: una de las maravillas del cold brew, es el nitro cold brew. Es visualmente asombrosa y se caracteriza por una cremosidad peculiar que solo se puede conseguir gracias al nitrógeno. En cualquier caso, puedes jugar con muchas otras presentaciones: ofrécela en versión helado, con un vaso de cristal bonito, o decóralo con unas hojas de menta y hierbabuena, que potenciarán la frescura de la bebida.
  • Cócteles, mocktails e infusiones: no hay mejor opción para una versión con más elegancia, que el cold brew. Frío, con un sabor suave y una ligereza que potenciará el conjunto de la mezcla, sin restar protagonismo al café. 

¿Te has decidido? Sin duda, el cold brew es una bebida a la que podrás sacar mucho potencial. Ahora, es tu turno. 

¡Nos encantará escuchar tus reflexiones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.