Café frío con limonada

Limonada al estilo Cold Brew

¿Queda duda alguna de que Cold Brew es la bebida de este verano? Este post es la confirmación de que es el café tendencia y de que las altas temperaturas llegan para quedarse. Nada más refrescante que un cold brew bien mezcladito con limonada, para combatirlas. ¡Te lo servimos para llevar!

Café y limón, una mezcla explosiva

Ya sabéis que a nosotros nos encanta investigar para traeros las mejores recetas cafeteras y, creednos, si decimos que este Cold Brew Lemonade es una de ellas. Servir café y limón en el mismo vaso puede sonar extraño, pero lo cierto es que se convierte en un mix único. Algo así como el Coconut Cold Brew Coffee que os enseñamos en este otro post. Son puras explosiones de sabor y frescura para nuestros paladares, y toda una delicia para verdaderos coffee lovers.

Este café frío con limonada se caracteriza por tener ese sabor a cítrico y ese punto dulce y ácido a la vez, tan inconfundibles del limón. Una bebida rica y muy apta para preparar “take away”, si pensamos en adaptar las bebidas a esta nueva normalidad.

Ya sea para llevar o para tomar en la cafetería, podemos asegurarte que este será un nuevo clásico en tu carta de verano.

¿Qué necesitas para este café frío con limonada?

Coge papel y lápiz, porque esto es lo que necesitas para preparar esta Cold Brew con limonada:

Cómo preparar el Cold Brew Lemonade

Una de las ventajas de esta receta es que es muy rápida y fácil de hacer. Sí, sabemos que para poder servir el Cold Brew tenemos que esperar 12 horas desde su preparación y, por eso, te recomendamos que dejes lista una buena cantidad el día anterior. Por lo demás, solo tendrás que mezclarlo en el momento y podrás servirlo bajo demanda.

¿Otro de sus puntos fuertes? Aunque existen versiones de la receta con las cantidades establecidas, lo normal es que cada barista vaya buscando el toque exacto de limón que pide su Cold Brew. Y eso es lo que te recomendamos, añadiendo esta premisa: es muy importante no opacar el sabor del café.

Lo único que debes recordar son los siguientes pasos:

  1. Prepara la limonada, que será la base de esta combinación. Para hacerla solo tienes que exprimir varios limones hasta conseguir la cantidad aproximada de zumo que necesites. En caso de que la percibas muy ácida, puedes añadir un poco de azúcar, pero recuerda: la idea es que no oculte esa acidez tan peculiar del limón por completo y no sea tan dulce.
  2. Una vez que consigas que el sabor de la limonada esté a tu gusto, échala en el recipiente en el que la vas a servir.
  3. Acto seguido, añade un poco de hielo al vaso y finalmente el cold brew, que ya tendrás preparado del día anterior. El café aportará ese contraste dulce y de amargor que lo caracteriza.

¡Listo!

Un café muy vistoso

A mayores, siempre puedes decorarlo un poco para que quede una bebida bien resultona. De por sí se trata de una combinación muy visual debido al degradado de color que se produce al mezclar el café con la limonada, por lo que sería ideal servirla en vaso. Para terminar, puedes decorarlo con una pequeña rodaja de limón o con unas tiras de la piel de este. Ambas opciones reforzarán suavemente la acidez.

Así tendrás unas bebidas dignas de Instagram, que ayudarán a dar valor y mostrar tu trabajo. Te servimos unos trucos que mejorarán esas fotografías. ?

 

Cada vez son más las razones por las que deberías iniciarte en el maravilloso mundo del Cold Brew. Ahora es tu turno. ¿Te animas a probar esta receta e incluirla en tu carta de verano? Si la respuesta es sí, ¡esperamos tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.