Todos los coffee lovers tienen varias cafeterías de referencia a las que acuden cuando quieren beber un buen café; esto es así y les ocurre tanto a mayores como a millennials. Pero también es cierto que hoy en día son cada vez más los espacios donde podemos disfrutar de un café de calidad lejos de las barras y de los bares de siempre. Actualmente saboreamos esta bebida en el workcafé de nuestra empresa, bebemos asimismo café en eventos y organizamos además servicios de coffee break para cursos o congresos.
¿Hay vida más allá de la barra para un coffee lover? Sí, hay vida: ¡veámoslo!

El café en el trabajo, en cursos o en conferencias

Como hay estudios que parecen demostrar que un trabajador termina siendo más productivo si hace una pausa durante su jornada para beber café, las empresas medianas y grandes se toman cada vez más en serio la creación de un espacio conocido como workcafé donde los trabajadores pueden desconectar momentáneamente bebiendo un café o té, comiendo algo, etcétera. La zona del workcafé también está pensada para fortalecer vínculos entre los miembros del equipo, que pueden disfrutar de unos minutos de conversación mientras se dan un pequeño respiro. Es más, algunos espacios de los conocidos como workcafé incluso cuentan con un rincón diferenciado y óptimo para trabajar (con mesas adecuadas, enchufes y buena iluminación) por si la inspiración falla y los trabajadores necesitan moverse y beber algo para rescatar a sus musas.
Viendo que esta pausa para beber un café o té favorece nuestra productividad… ¿Por qué no hacerla asimismo en reuniones, cursos formativos, congresos, etcétera? ¡Muchos baristas ya se han puesto en marcha y ofrecen servicios de coffee break!

¿En qué consisten los servicios de coffee break?

Cuando sabemos que un encuentro va a ser largo, lo más habitual es que entremedias disfrutemos de una pausa para beber un café o una infusión. Los negocios que ofrecen el servicio de coffee break se encargan de organizar este descanso con sabor a cafeína en jornadas formativas, congresos y otras reuniones similares que juntan a un importante número de personas. También puede ocurrir que las empresas contraten un servicio de coffee break para celebrar con todo el equipo algún logro o acontecimiento relevante.
De cara a organizar con éxito una pausa para el café en uno de estos encuentros es fundamental tener en cuenta cuestiones como las siguientes:

  1. Duración: Normalmente un coffee break tiene una duración de entre 20 y 30 minutos. Es importante decidir cuánto tiempo de descanso tendrán los asistentes a una de estas reuniones porque es un dato imprescindible en el momento de contratar el servicio de coffee break. Si solicitas un servicio de 45 minutos, la mayoría de las empresas incluirán el montaje del espacio y su recogida en esos 45 minutos de tiempo.
  2. Número de asistentes: Es fundamental conocer el número de personas que participarán en dicha pausa para el café. No solo por tener vajilla y cubiertos suficientes, sino para calcular asimismo la cantidad de comida que puede servirse como acompañamiento.
  3. Comida y momento del día: ¿El coffee break se realizará a primera hora de la mañana, al mediodía o por la tarde? Si es por la mañana, el café o el té puede acompañarse con otros alimentos típicos del desayuno como leche, zumo de naranja, mermeladas, muesli… Si se celebra por la tarde debe estar más presente que nunca la opción del café descafeinado y los complementos deberían ser algo más ligeros. La fruta fresca y los minibocadillos siempre son bien recibidos.
    Los profesionales que prestan servicios de coffee break deben preocuparse además por esas personas que puedan padecer intolerancias alimentarias y ofrecerles alternativas: leches vegetales, panes sin gluten…
  4. Ubicación: ¿Dónde va a tener lugar esta pausa para el café? Es conveniente que se trate de un espacio amplio donde el servicio pueda instalar su equipamiento. Vajilla, cubiertos y servilletas deben estar a la vista de los asistentes, así como todos los alimentos con los que puedan acompañar su café.
  5. Temática: En ocasiones las pausas para el café se pueden hacer temáticas, especialmente si así lo demandan los encuentros en los que se realizan. Por ejemplo, si se trata de una reunión centrada en un país concreto, el coffee break puede utilizarse para descubrir algunas costumbres culinarias de dicha región. Asimismo, si lo demanda la ocasión puede organizarse un coffee break en clave gourmet, en clave sostenible…

Aunque pueda parecerlo, la organización de un servicio de coffee break no es nada sencilla. No se trata solamente de servir un café a alguien que dedica unos minutos a descansar; se trata de sumergir al asistente en una experiencia diferente que tiene al café como protagonista pero que es atractiva también por los ricos acompañamientos que podemos llevar a nuestro estómago y por el contexto en general. Un servicio de coffee break hay que prestarlo con el mismo mimo con el que se tira un buen expreso. 😉

El café en eventos de todo tipo

Pero la vida del café más allá de la barra no termina en el workcafé o en el coffee break. A casi nadie le sorprende ya asistir a ferias, salones gastronómicos o festivales de música y encontrarse un rinconcito dedicado al café entre otros puestos que ofrecen comida y bebida. Muchos de los negocios cafeteros que surgen ahora son itinerantes, precisamente para desplazarse a este tipo de eventos con la intención de dinamizarlos y de revalorizar el papel que cumple el café en casi cualquier convocatoria. De hecho, no hace mucho os hablamos en nuestro blog sobre los coffee trucks y sobre sus múltiples posibilidades. Como ya explicamos, el coffee truck es un vehículo que ha sido acondicionado para preparar y servir café y que se desplaza allá donde se encuentren coffee lovers o cafeteros en potencia con ganas de degustar café. Aparte, si por algo resulta atractivo un coffee truck es porque, debido a la limitación de espacio, sus baristas ofrecen una carta no tan amplia como la de una cafetería al uso pero muy bien escogida. En estos camiones dedicados al café que se trasladan a eventos encontramos a menudo las recetas más golosas, los mejores cafés de especialidad, cafés recién tostados, etcétera. Los cafés en eventos suelen ser cafés que se salen de lo común y que no solemos consumir a diario en nuestra cafetería de cabecera. ¡De vez en cuando hay que darse el gusto!
Incluso es cada vez más habitual que nos encontremos un coffee truck en un evento algo más formal como puede ser una boda. Muchos enlaces de mañana cuentan a media tarde con un camión o caravana de cafés que renueva la energía de los invitados con un frappuccino o un gofre con helado de café entre baile y baile. Estos coffee trucks suelen decorarse de manera elegante (y muchas veces en un estilo vintage), por lo que casan a la perfección con el ambiente.

Y es que aunque es muy fácil conseguir un café ready to drink o un café para llevar en casi cualquier lugar… ¿Qué hay mejor que un buen barista preparándonos un delicioso café en uno de estos encuentros? La presencia del café en eventos y los servicios de coffee break han servido para multiplicar las opciones del sector: ¡explóralas! 🙂