Tecnología

La tecnología al servicio del café

El mundillo cafetero ha pegado un estirón muy significativo en los últimos años: un estirón tecnológico. Hace tiempo que la tecnología llegó al sector para quedarse, cambiando la relación que productores, green buyers, consumidores y baristas mantienen con el café. Estos últimos, además, han encontrado en lo tecnológico un apoyo fundamental para sus negocios en tiempos de Covid-19.

¿De qué maneras ha pasado a estar la tecnología al servicio del café? ¿Cómo mejora la actividad de nuestras cafeterías? ¡Veámoslo!

 

Los pedidos de café online

 

Ya son muchos los cafés y restaurantes que se han adaptado a la nueva normalidad, con clientela ocupando otra vez sus terrazas y mesas. Sin embargo, el distanciamiento entre grupos al que nos obliga el virus y/o la falta de espacio en algunos locales han hecho que los baristas y propietarios de cafés se esfuercen por facilitar el consumo a sus clientes, activando el servicio de pedidos online. Con una app como Mocay se lleva, de manejo muy sencillo, la clientela puede consultar online la carta de un bar, hacer un pedido take away y escoger cuándo recogerlo y el método de pago. Quizás sin saberlo, los coffee lovers con una mentalidad más ‘tech’ (por ejemplo, los millennials) deseaban una alternativa así hace mucho tiempo, incluso antes de conocerla. Pero debido a la incorporación de nuevos hábitos motivada por el Covid-19, el servicio de pedidos online interesa no solo a los más jóvenes, sino también a gente de generaciones anteriores.

De todos modos, ten en cuenta que digitalizar la carta de tu establecimiento no solo es imprescindible para atender pedidos online; ahora, casi todos nos hemos acostumbrado a buscar un código QR en las mesas o a la entrada de un local en lugar de pedir el clásico menú de plástico o papel.

 

Conectando con el coffee lover en las redes sociales

 

Hablar de tecnología al servicio del café exige asimismo hablar del poder que tienen las redes sociales y las comunidades online para hacer progresar a una cafetería.

Aunque no son los únicos, los millennials y algunos miembros de la generación Z son grandes consumidores de café, por lo que sus preferencias y pautas de consumo se siguen al dedillo. Por todo esto es muy recomendable que tu cafetería tenga una presencia cuidada en redes sociales. La clientela te buscará en Instagram (una plataforma muy usada también por personas de más de 40 años) y querrá ver fotos de tus recetas e instalaciones: hazte con un buen teléfono móvil, contacta con un community manager y dáselas. Cuida asimismo tu reputación en Google, Facebook y en webs como Tripadvisor; a día de hoy hay mucha gente que prefiere buscar opiniones, imágenes o información sobre un local antes de visitarlo por primera vez o antes de realizar un pedido online.

Una cosa más: la wifi a toda velocidad o un espacio donde la clientela pueda cargar su smartphone también son dos aspectos tecnológicos a considerar que pueden ayudar a impulsar tu negocio. ¡Tenlo bonito, porque los más techies y los más foodies sacarán muchas fotos para compartir en sus redes! Y, si puedes, fideliza a esta comunidad online con alguna que otra promoción exclusiva.

 

La tecnología al servicio del inventario

 

Por último (aunque no menos importante), nos gustaría destacar el gran favor que nos hizo la tecnología al aparecer en nuestras cafeterías o restaurantes y ayudarnos a gestionar los inventarios. Al informatizar los inventarios resulta mucho más sencillo tener al día el stock de nuestro negocio. Mediante sencillas hojas de cálculo podemos consultar las caducidades de nuestro producto, las existencias de los productos más demandados… Es fundamental revisar esto a menudo para que el negocio vaya bien: tenemos que trabajar con materia prima fresca y de calidad y con unidades suficientes para atender a la clientela.

Poder consultar un historial de ventas o información sobre nuestros gastos de forma rápida y utilizando solamente el teléfono móvil es algo que facilita mucho que nuestro café funcione bien internamente. Al fin y al cabo esto es básico para que la cafetería también funcione bien a partir de la barra, ganándose así una buena reputación digital.

 

Desde luego, la tecnología al servicio del café ha hecho mucho más por nuestras cafeterías que introducir en ellas las máquinas espresso más avanzadas, eficientes y competitivas. Los avances tecnológicos han simplificado algunas tareas, han dinamizado las experiencias cafeteras y han multiplicado las posibilidades de estos establecimientos. Establecimientos que, además, ofrecen un mejor café año tras año porque la tecnología está sirviendo asimismo para que los caficultores amplíen sus conocimientos, tengan un equipamiento más eficaz en las granjas productoras e intensifiquen sus comunicaciones con los importadores de café.

La tecnología al servicio del café se nota cada vez más. Lo nota el profesional del sector, por su modo de trabajar, y lo nota el consumidor en su paladar.

 

Y tú, ¿qué opinas de estos avances tecnológicos en la industria cafetera? Como maestro del café, ¿con cuál te quedas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.