La historia de los cafés tertulia

La historia de los cafés tertulia

A lo largo de los años, el aroma del café ha envuelto las conversaciones más brillantes sobre política o cultura. Las cafeterías dadas a las tertulias agitaron la Europa de los siglos XVII, XVIII, XIX y XX gracias a los discursos y debates generados por clientes como Jean-Jacques Rousseau, Santiago Ramón y Cajal o Ramón María del Valle-Inclán. Muchos de estos cafés con historia permanecen abiertos en la actualidad: varios de ellos en España y otros en países cercanos como Francia. ¡Conozcamos algunos de los cafés tertulia más importantes!

España y sus cafés con historia

Los siglos XIX y XX fueron la mejor etapa para los cafés tertulia en España, localizándose la mayoría de ellos en su capital. Las personalidades más influyentes del país, apoyadas sobre robustas mesas de mármol, hablaban de guerras y posguerras, de literatura, de toros o de fútbol. En general, las tertulias se caracterizaban por su elevado valor intelectual aunque, como escribió el autor Benito Pérez Galdós en ‘Fortunata y Jacinta’ (1887), no siempre ocurría así: “El café es como una gran feria en la cual se cambian infinitos productos del pensamiento humano. Claro que dominan las baratijas; pero entre ellas corren, a veces sin que se las vea, joyas de inestimable precio”.

Café del Prado, Café Gijón o Café Granja El Henar son tres de los cafés con más historia de España.

Café del Prado: tertulias de vanguardia

Este café madrileño de la calle del Prado abrió en el año 1868 e inicialmente fue el punto de encuentro de músicos de gran prestigio como Tomás Bretón o Isaac Albéniz.

También frecuentaron el lugar el poeta Gustavo Adolfo Bécquer y el médico Santiago Ramón y Cajal. Del primero se dice que aprovechó los ratos en esta cafetería para redactar algunas de sus ‘Rimas y leyendas’. El segundo incluyó varias anécdotas vividas en este café histórico en su libro ‘Charlas de Café’.

Café del Prado, próximo al Ateneo de Madrid, pasó a acoger las tertulias de los artistas más vanguardistas de España a partir de la década de 1920: el director de cine Luis Buñuel y el escritor Federico García Lorca estaban entre ellos. Finalmente, esta cafetería echó el cierre en el año 1960.

Café Gijón: el café madrileño que visitó Truman Capote

A Café Gijón, situado en el paseo de Recoletos, le costó un poco despegar como café tertulia: durante su apertura, en el año 1888, las grandes mentes del momento preferían reunirse en las cafeterías próximas a la Puerta del Sol. Sin embargo, al estar cerca de un teatro muy activo en aquella época, este café se convirtió poco a poco en un lugar frecuentado por personas como Benito Pérez Galdós, Ramón y Cajal, Valle-Inclán, José Ortega y Gasset o García Lorca; por tanto, en la década de 1930, Café Gijón ya era uno de los locales preferidos de los literatos (fuese cual fuese su signo político).

Tras el duro episodio que supuso la Guerra Civil española, autores como Camilo José Cela resucitaron las tertulias en esta cafetería, siendo la ‘Tertulia de los Poetas’ una de las más conocidas.

A mediados del siglo XX, Café Gijón se llenaba hasta los topes, con animadas charlas en las que participaban personas con diferentes intereses u ocupaciones y en las que empezó a hablarse de fútbol.

Este café sigue abierto hoy y cuenta incluso con un premio de novela propio: el Premio Café Gijón, impulsado por el dramaturgo Fernando Fernán Gómez en el año 1949.

Si vas a este café con historia, verás que sus paredes están decoradas con cuadros de algunos contertulios. Hay anécdotas que también parecen formar parte de la decoración de la cafetería: una de ellas está protagonizada por el escritor americano Truman Capote, que visitó este café en un viaje a Madrid.

Café Granja El Henar: para las generaciones del 98 y del 27

El café madrileño Granja El Henar abrió sus puertas en el año 1910 como un establecimiento dedicado a la venta de productos lácteos. Catorce años después, el rincón se transformó en un café tertulia que acogió principalmente conversaciones sobre arquitectura y sobre literatura. De hecho, en este lugar intercambiaron impresiones miembros de la Generación del 98 y de la Generación del 27. Muchos de ellos acudían a las convocatorias dirigidas por Valle-Inclán, quien aprovechó una de sus apariciones para debatir sobre el número de palabras presentes en ‘El Quijote de la Mancha’.

Hasta su cierre en la década de 1940, este café también dio cabida a charlas sobre veterinaria o sobre política (algunas presenciadas por Manuel Azaña). Asimismo, el filósofo José Ortega y Gasset impulsó la Revista de Occidente desde Granja El Henar, donde se reunía con sus colaboradores.

Sabiduría y cafés en Europa

Otros cafés tertulia que acumulan historias en Europa son el café Le Procope, en París, y el café Central, en Viena.

Le Procope, fundado en el año 1686, albergó tertulias de Voltaire y Rousseau. Además, se dice que en su interior Diderot desarrolló el concepto de la enciclopedia y Benjamin Franklin ideó la Constitución de los Estados Unidos. En la actualidad es uno de los sitios más visitados por el turismo en París.

En el Café Central, inaugurado en el año 1860 y que continúa abierto hoy, coincidían personajes como Sigmund Freud, Adolf Loos, Gustav Mahler o Gustav Klimt.

Y tú, ¿has visitado estos cafés con historia? ¿Qué otros cafés tertulia conoces?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.