Café de filtro o slow coffee

El café de filtro o slow coffee

Cada vez son más los adeptos al café de filtro y, en cierto modo, se ha convertido en una suerte de ritual para el disfrute completo de esta infusión. Tal es así, que la mayor parte de los profesionales del café de especialidad lo consumen de este modo. Sí, tiene mucho que ver con el café de especialidad y con otros motivos. ¿Quieres descubrirlos? ¡Vamos!

“Café rápido” versus “café lento”

En este mundo tan loco, y a la vez tan maravilloso, que nos rodea, hay dos formas de entender el consumo de café: como un sorbo de energía cada mañana o como un descanso vital en medio de la rutina. Y estas dos formas de beberlo no dependen siempre de la persona, sino más bien del momento. 

O acaso, ¿quién no ha necesitado alguna vez una taza de espresso para desperezarse? ¿O quizás un ristretto con doble extracción de café, para poder seguir el ritmo de su ajetreado día? Pero es que vivimos tan deprisa, que muchas veces nos olvidamos de disfrutar de esos pequeños placeres que acompañan la pausa.

Durante mucho tiempo, el consumo del café ha estado ligado a esta necesidad de un combustible para afrontar o continuar con todas las tareas de nuestra vida diaria. El espresso corto, cortado o con leche era, es y será la solución al sueño para despertarse, al amodorramiento después de la comida e incluso un empujoncito a media mañana. Que, ojo, no por ello su preparación debe ser menos cuidadosa.

Esto tampoco quiere decir que no hayamos sabido apreciar el café de otra manera. El café es símbolo de compartir, de celebrar y de vivir con calma entre los nuestros. Y si no es así, que nos lo digan cuando disfrutamos de sobremesas eternas, de esas que empatan comida con cena y que dejan un sabor de boca muy agradable. O esas tardes de café con amigos que hace mucho que no vemos o que vimos el otro día, da igual, porque siempre tenemos batallitas que contar.

  Son estos escenarios de pausa los que invitan a llevar una slow life, más consciente y más sentida, y a apreciar cada detalle. Y un vaso de café en la mano invita a parar, a saborear, a descansar y a centrarse en su sabor y aroma, nada más.

Café de filtro: una elaboración con calma

Históricamente, la cultura del café es rica en rituales y en ceremonias en torno a la preparación de esta bebida. Sin embargo, esa rapidez ansiosa de la que hablamos y con la que vivimos en occidente ha eliminado, momentáneamente, la importancia y necesidad de esta especie de culto.

Aunque es verdad que en algunos países europeos asocian la cultura del café a la tranquilidad, como es el caso de los nórdicos y su pausa del Fika, tenemos que decir que la profesionalización del sector y el conocimiento del producto nos ha llevado de vuelta al origen. Los coffee lovers ya no entienden el café como un chute de energía, sino como una experiencia más allá de la taza, con la que despertar esta vez sus sentidos. 

Y así es el slow coffee, una bebida que llama a la calma, porque es larga y, sobre todo, porque su preparación es más lenta, dando lugar a un café suave, claro y limpio.

Slow coffee y café de especialidad, dúo inseparable

Esta elaboración lenta permite obtener un café puro, en el que las características organolépticas son más notorias. La molienda gruesa y el tiempo de infusionado largo que se necesita para esta extracción potencian todos los matices. Por eso, es muy importante escoger un café de calidad si vas a prepararlo con filtro, ya que destacarán tanto los matices positivos como los defectos del grano.

De aquí nace la relación con el café de especialidad, más exclusivo y de más calidad, con el que esas imperfecciones pasarán más desapercibidas gracias a un aroma, un sabor y una personalidad excepcionales.

El café de filtro o goteo, paso a paso

Si algo hay que tener en cuenta además de escoger un café de especialidad antes de preparar tu slow coffee, es elegir el tueste del propio café. Dependiendo de cómo se lleve a cabo el tueste conseguiremos unos sabores u otros.

Para el café de filtro se suelen utilizar tostados más claros, que aportan notas florales y frutales. También hay quien utiliza un tueste más oscuro, que aportará notas amargas y una mayor opacidad organoléptica.

Una vez hayas escogido la especialidad, debes escoger la cafetera de filtro que más cómoda te resulte. Ya te hemos hablado de las diferencias entre dos de ellas: la chemex y la V60. Dos cafeteras de goteo con sus peculiaridades, pero ambas muy funcionales. 

Ahora sí, ¡vayamos al grano! ? Para tu café de filtro necesitarás:

  • Entre 7 y 10 gramos de café de molienda media-gruesa. Puedes ir probando la proporción café-agua hasta dar con el resultado que más te convenza.
  • Entre 100 y 150 ml de agua.
  • Cafetera de filtro y filtros (tendrán cualidades específicas y diferentes grosores, así que prueba y escoge el más adecuado para tu cafetera o con el que consigas el sabor que buscas).
  • Hervidor de agua.

Para la preparación:

  1. Coloca el portafiltros en la cafetera correctamente, para evitar derrames.
  2. Lava el filtro con agua a 92º aprox., para eliminar posibles impurezas y después desecha el líquido. Siguiendo este paso también caldeas el recipiente y mantienes una temperatura estable durante todo el proceso.
  3. Añade el café al filtro y comprueba que no esté amontonado. Debe repartirse de manera uniforme.
  4. Vierte el agua con movimientos circulares pequeños hasta empapar todo el café, pero no inundes el cono, solo es un “pre-infusionado”.
  5. Espera medio minuto y vuelve a verter agua sobre el filtro, esta vez en círculos más amplios.
  6. Continúa añadiendo agua, a medida que vaya goteando hasta la parte inferior del recipiente.
  7. Retira el cono y remueve el contenido de la taza con suavidad, para asentar y oxigenar el café.

Estos pasos en la elaboración pueden cambiar un poco en función de la cafetera de goteo que utilices, pero es una base de la que puedes partir e ir perfeccionando. ¡Es tu turno!

 

Hablando de perfeccionar, ¿quieres seguir mejorando tus conocimientos sobre la cultura cafetera y el producto? No te pierdas nuestros posts y, mientras esperas al siguiente, bucea entre nuestros contenidos. ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.