Crema de café helado Bélgica

Crema de café helado con sello belga

Existe un café helado que, a pesar de consumirse principalmente en Bélgica, se ha convertido en uno de los postres europeos más internacionales. Es conocido como Belgium Iced Coffee Cream y su receta es fresquita… pero contundente. Este café helado belga junta en un mismo vaso o taza varios tiros de expreso, helado de vainilla, chocolate y crema de leche. ¿Quieres saber cómo prepararlo? ¡Te damos los pasos a seguir!

Un café helado listo en cinco minutos

Lo hemos comentado muchas veces: durante el verano, los clientes buscan alternativas a sus cafés calientes de siempre, por lo que los baristas debemos estar alerta y sorprenderles con propuestas deliciosas y diferentes. El café en verano suele formar parte de recetas muy refrescantes como la del Frappé Mocca o la del Moccacino, por lo que creemos que este café helado belga es también fenomenal para que lo incluyas en tu oferta o carta estival. Además, su preparación es muy sencilla y rápida: ¡está listo en aproximadamente cinco minutos!

Ingredientes para tres o cuatro personas

Es habitual que muchos cafeteros se refieran a este café helado como “crema de café”. Al leer la lista de ingredientes comprenderás por qué: ¡el resultado es muy pero que muy cremoso! 😛 De todas maneras, siempre se puede ajustar la textura o densidad de este postre variando la cantidad de algún ingrediente.
Estas son las cantidades que necesitas para preparar entre tres y cuatro vasos de la versión más típica del café Belgium Iced Coffee Cream:

  • Tres tiros de café expreso.
  • Entre siete y ocho cucharadas de helado de vainilla.
  • 100 mililitros (aproximadamente ocho cucharadas) de nata para montar o de crema de leche.
  • En torno a 50 mililitros (cuatro cucharadas) de sirope de chocolate casero o comercial.
  • Chocolate negro rallado o cacao en polvo para decorar.
  • Leche condensada al gusto (opcional).

Preparación en cinco pasos

Algunos baristas y cafeteros acostumbrados a elaborar Belgium Iced Coffee Cream opinan que la preparación de este café helado no es nada rígida. Igualmente, estos son los pasos que podrías seguir si nunca has preparado esta especialidad belga y te apetece ofrecerla un día como postre o merienda:

  1. Elige los recipientes en los que servirás esta crema de café. Procura que no tengan una boca muy estrecha. Una vez los hayas escogido, deposita dos cucharadas de helado de vainilla en el fondo de cada uno de ellos. Aunque el helado no debe estar derretido, es importante que no tenga una textura demasiado dura para poder batirlo adecuadamente.
  2. Encima de la bola de helado deberás verter el café expreso, el sirope de chocolate y la nata para montar o crema de leche. Reparte equitativamente los ingredientes entre todos los recipientes que utilices. Si te apetece, puedes completar la mezcla añadiendo a mayores un poco de leche condensada: esto hará ganar espesor a tu Belgium Iced Coffee Cream.
  3. Con todos los ingredientes ya en el recipiente, ahora toca mezclarlos de manera manual (con la clásica varilla) o utilizando con cuidado una batidora.
  4. ¡El café helado ya está listo! Decora su superficie con chocolate negro rallado, con cacao en polvo o recurriendo de nuevo al sirope de chocolate.
  5. Si te apetece tomar este café aún más fresquito, puedes refrigerar la mezcla durante unos minutos antes de saborearla. En lugar de esto, algunas personas introducen un ratito en el congelador los vasos o recipientes que después utilizan para elaborar su café helado belga.

¿Fácil, verdad? Y recuerda que, aunque todas las recetas de este café helado incluyen café expreso, crema de leche y helado de vainilla, puedes ser fiel a estos ingredientes dejando también cierto margen para la experimentación… ¡Sé imaginativo y haz tuya esta crema de café! (Con permiso de los belgas, claro).

Elaboración alternativa

En el caso de que no tengas a mano una batidora, debes saber que no son pocos los coffee lovers que elaboran esta crema de café usando únicamente una cazuela y una cuchara de madera.
Lo que hacen es introducir en la cazuela el café expreso, el chocolate y la crema de leche; luego, calientan la combinación a fuego medio mientras se mezcla y se remueve con la mencionada cuchara. Cuando la suma de los ingredientes ha alcanzando un aspecto homogéneo hay que retirarla del fuego y dejar que enfríe. Posteriormente, debemos servir la mezcla en un vaso y poner en la superficie la bola de helado de vainilla. Para dejarlo bonito utilizaremos lo mismo: virutas de chocolate, cacao en polvo… ¡Cada uno que decore el café helado a su gusto!

Seguramente ya has pensado de qué forma te gustaría a ti decorar tu propio Belgium Iced Coffee Cream. ¿Cómo coronarías tú este café helado belga? 😉 Si eres de los que no se despega del café en verano… ¡Ya estás tardando en probar esta fantástica receta!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.