Guía para seleccionar tu molinillo de café profesional

Guía para seleccionar tu molinillo de café profesional

El objetivo de cualquier barista es conseguir cafés con un sabor y aroma increíbles. Para ello, no solo es fundamental contar con materias primas de primera calidad, sino que también es necesario trabajar con un molinillo de café que nos permita alcanzar el grado de molienda de los granos adecuado para cada receta, pues determinará en gran medida el resultado final. Como sabemos que puede ser difícil seleccionar entre la gran variedad disponible en el mercado, hemos elaborado esta guía con todos los detalles que necesitas tener en cuenta al comprar tu molinillo. Vamos directos al grano 🙂

¿Por qué es importante tener un buen molinillo de café?

El café recién molido libera ciertos gases que impiden que sea envasado inmediatamente, por lo que es necesario esperar un tiempo en el que se pierden muchas de las propiedades con las que contaban los granos originales. Así que, si quieres conseguir el mejor resultado en todos tus cafés de especialidad, es importante moler el café justo antes de infusionarlo. Además de ello, es muy importante valorar la  utilidad de un molinillo profesional en tu cafetería por los siguientes aspectos:

  • Café molido de mejor calidad. Cuando acabas de moler el café obtendrás el sabor y aroma de los granos de café frescos en la taza. Esto te permitirá servir tus bebidas en perfectas condiciones independientemente de las condiciones o antigüedad de los granos.
  • El grado de molienda adecuado. Cada preparación necesita un grado de molienda diferente en función del método de infusión y de la receta. Con el molinillo de café puedes seleccionar el grado que mejor se adapte a tus necesidades.
  • La extracción. El grado de molienda es clave para la extracción durante el infusionado del café con cada método. Un grano demasiado molido impedirá que el agua penetre y se filtre correctamente, añadiendo amargura al café; mientras que un grano poco molido filtrará el agua demasiado rápido e impedirá extraer todas las cualidades de los granos.
  • Preparar distintas recetas. Si utilizas distintos métodos de preparación no necesitarás comprar café molido para cada uno de ellos, sino que podrás comprar una bolsa de granos de café y molerlo como necesites en función de cada receta.

Los tipos de molinillo de café

En el mercado podemos encontrar dos tipos fundamentales de molinillos de café: de cuchilla y de muelas. Los primeros van bien para el café de filtro, las especias, los frutos secos y las semillas, mientras que los de muelas son mejores para la mayoría de los cafés de especialidad. A continuación, analizaremos con detalle cada uno de ellos.

Molinillos de cuchilla

Este tipo de molinillos tienen una cuchilla giratoria que corta los granos de café en pequeñas partes. El grosor de la molienda se controla con el tiempo: cuanto más tiempo esté funcionando el molinillo, mayor será el grado de molienda y, por lo tanto, más fino será el café molido.
Su principal ventaja es que son baratos y accesibles para todos los baristas. Pero el problema es que la molienda es poco uniforme, pudiendo quedar partes más grandes en el café molido final que podrían dificultar la extracción. Además, hay que usarlos con cuidado porque las cuchillas pueden calentarse con facilidad y afectar al sabor del café.

Molinillos de muelas eléctricos

Este molinillo consta de dos muelas, una que permanece fija y otra que da vueltas. En lugar de cortar los granos de café, los prensa y los deshace de manera uniforme, haciendo que la molienda sea más precisa y consistente. Aunque hoy en día son mayoritariamente eléctricos, también podemos encontrar molinillos de muelas manuales, que funcionan moviendo una manivela.
Las ventajas de este tipo de molinillo de café son la precisión y el control sobre todo el proceso, ya que permiten seleccionar con exactitud el grosor de la molienda. Además, se calientan menos que los de cuchillas. La principal desventaja es su precio y también su gran tamaño, lo que puede hacer que consuma más energía cuando trabajamos con él.
Dentro de los molinillos de muelas podemos encontrar dos tipos distintos en función de la forma de las muelas que deshacen los granos:

  •  Muela plana. Consta de un disco plano con una serie de dientes dispuestos paralelamente contra la parte inferior, de manera que utilizan la fuerza centrífuga para propulsar los granos de café hacia los dientes. Para ajustar el grado de molienda es necesario mover los discos y juntarlos para obtener un café molido más fino o separarlos para que el café resultante sea más grueso. Se recomienda cambiarlas después de haber molido 250 o 600 kg de café.
  • Muela cónica. Algunos expertos aseguran que este tipo de molinillos son más precisos porque el ángulo de corte puede ajustarse por grados, además de moler los granos de café con mayor rapidez. Es necesario cambiar este tipo de muelas cada más tiempo, alrededor de los 750 o 1000 kg de café molido.

En esta imagen de Latte Art Guide puedes ver la diferencia entre ambos tipos de muelas:

Muelas cónicas y muelas planas en molinillo de café profesional

 

El material del que están hechas las muelas también es importante porque si se calientan mucho puede afectar directamente al mantenimiento del molino de café y al sabor final de la bebida:

  • Acero inoxidable. Es un buen conductor térmico, lo que implica que las muelas se calentarán y enfriarán rápidamente. Al calentarse con rapidez pueden afectar negativamente al sabor del café molido. Son más resistentes que las de cerámica, más fáciles de cambiar y más baratas.
  • Cerámica. Tienen menos conductividad térmica, por lo que necesitarán más tiempo para calentarse y enfriarse. Aunque son más caros, tienen una vida más larga pero también son más frágiles, lo que puede ser algún problema en caso de que se cuele una pequeña piedra en la tolva.

La mayoría de los molinillos de muelas cuentan con dos métodos para elegir el grosor de la molienda y adaptarse a las distintas recetas:

  • Manual. El barista determina de manera milimétrica la separación entre las dos muelas inferior y superior, aunque esto requiere más dominio del proceso de molienda y del molinillo de café.
  • Escalas. El molino incluye una serie de grados predefinidos que nos ayudan a determinar de forma precisa el molido que obtendremos.

La velocidad del motor del molinillo

La velocidad del motor es otro de los aspectos a tener en cuenta a la hora de seleccionar tu molinillo de café:

  • Alta velocidad: son los más baratos y suelen ser los molinillos cuchillas. Se calientan rápido por lo que es mejor moler los granos en pequeñas dosis. Se estropea más rápido, así que no se recomienda para uso profesional.
  • Alta velocidad con marcha reducida: tiene velocidades rápidas, pero se pueden usar durante más tiempo. La caja de engranajes utiliza la velocidad del motor, junto con la reducción de marchas para nivelar la rapidez. Son más silenciosos y los granos están menos expuestos al calor, aunque son más caros.
  • Baja velocidad con manejo directo: son los más recomendados para los profesionales porque están hechos para ser usados constantemente. Tienen motores de alta precisión, pero baja velocidad que no traspasan casi nada de calor al grano para no influir en su sabor. Son silenciosos y duran mucho tiempo.

 

Otros aspectos a tener en cuenta para seleccionar tu molinillo de café

  • Potencia. Es importante ya que los molinillos más potentes permiten obtener un molido mucho más fino, aunque también son más caros.
  • Dosificador. Los molinillos con dosificador se atascan menos y permiten aprovechar mejor el café. Son más difíciles de limpiar y no son tan precisos a la hora de medir la dosis de café que molemos. Los molinillos sin dosificador evitan que queden tantos restos de moliendas antiguas en la máquina, evitando que afecten al sabor de la molienda. Además, evitarás tener los granos de café almacenados en la máquina y evitarás que se estropeen.
  • Tamaño. Debes tener en cuenta la cantidad de granos de café que necesites moler en cada ocasión, pues en función de eso deberás seleccionar el tamaño de la tolva en la que se depositan los granos.
  • Precio. Este es un factor decisivo a la hora de comprar tu molinillo. Ten en cuenta tu presupuesto y tus necesidades y decántate por el molinillo de café que te ofrezca las funcionalidades que necesitas al mejor precio.

En el mercado dispones de una amplia oferta con distintas opciones en función de tus necesidades y presupuesto. Investiga, piensa en lo que necesitas y elige el molinillo que es mejor para ti y para la carta de tu café. Recuerda que a mejor taza de café empieza con una buena molienda 😉

3 comentarios en «Guía para seleccionar tu molinillo de café profesional»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.