Cold Brew, el café frío que es tendencia

En los días de calor a ninguno nos apetece renunciar a nuestra bebida favorita por no poder consumirla a una temperatura que no calcine nuestras papilas gustativas. Para evitarnos la ansiedad de no poder satisfacer a nuestro gourmet interno, surgen técnicas como el cold brew que nos permiten disfrutar de todo el aroma y cuerpo de un buen espresso a temperatura ambiente. ¿Quieres saber en qué consiste la tendencia más veraniega en café? ¡Sigue leyendo!

El fundamento del cold brew o «filtrado en frío» toma su base de las reacciones químicas que se producen en el café al ser extraido con agua caliente y enfriado rápidamente con uno o varios cubos de hielo: el ya tan conocido «café con hielo». Para evitar los sabores amargos que se pueden conseguir en un café con hielo, los expertos en filtrado en frío emplean agua a temperatura ambiente para sus tazas.

 

¿Cómo se elabora un cold brew?

La principal herramienta para llevar a cabo esta deliciosa y veraniega bebida, es la paciencia, ya que el filtrado durará mucho más tiempo puesto que el café infusionará en agua a temperatura ambiente. Por supuesto, el molido es una parte imprescindible para esta variante, debe ser el adecuado para este filtrado. Una vez filtrada, la bebida se almacenará en botellas o, como ya sucede en algunos bares especializados a lo largo de Estados Unidos en barriles que se conectarán a grifos. Sí, grifos como los empleados para servir cerveza.

El resultado de un cold brew bien llevado a cabo es la percepción de todos los matices del café, que pueden perderse o convertirse en amargor si añadimos hielo a un café caliente recién hecho. Eso sí, ojo, que el filtrado frío condensa la cafeína y estará mucho más presente por taza.

 

Y vosotros, ¿ya os habéis animado a probar una taza de cold brew?

2 comentarios en «Cold Brew, el café frío que es tendencia»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.