Cinco claves para la cata de café

Como barista te interesa saber cómo hacer una correcta cata profesional del café. ¿De qué otra forma garantizarías que les estás ofreciendo a tus clientes el mejor café que pueden encontrar? El aroma, el cuerpo, la acidez, el sabor y el retrogusto son los 5 aspectos clave a tener en cuenta a la hora de realizar una correcta cata del café. ¿Quieres saber por qué son tan importantes? Sigue leyendo.

1. El aroma: el poder del olfato

¿Cuántas veces te ha atraído una comida sin ni siquiera verla solo por el fuerte magnetismo de su olor? El aroma es un fuerte determinante del sabor. Antes de probar el café, ¡disfruta de su fragancia!

2. El cuerpo: la consistencia hecha café

La viscosidad del café es la responsable de que nos quedemos con su rico sabor en la boca. El cuerpo, la consistencia del café, puede ser más fuerte o más ligero, siempre dependiendo de los aceites y las sustancias extraídas al tratar los granos.

3. La acidez: el sabor que buscas

No confundas la acidez con la amargura. Todo buen café que se precie de serlo es ácido y esta acidez se refleja en la sequedad que sientes en la parte trasera del paladar y en los bordes de la lengua al tomarlo. Esta varía en función de la altura de la cosecha, el proceso de secado de los granos y su tueste.

4. El sabor: el tres en uno

Junta las tres anteriores y tendrás el sabor del café, la impresión que te produce al tomarlo. Las palabras clave que debes memorizar en relación con este aspecto son: balance, gama, complejidad y riqueza.

5. El retrogusto: la luna de miel del café

Con este término hacemos referencia al gusto que te queda cuando ya has tomado el café. Ten en cuenta que muchos cafés cambian de sabor justo al final. Así, un café amargo, por ejemplo, puede dejarte un retrogusto dulce cuando ya lo has tomado.

¿Qué otros puntos clave consideras importantes a la hora de catar un café? Nos encantaría que nos dejaras tu opinión en un comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.