Cualquier café puede enfrentarse a un periodo de obras sin que la iniciativa se convierta en una pesadilla. Teniendo en cuenta unos trucos muy básicos, las reformas en una cafetería pueden llevarse a cabo sin entorpecer demasiado nuestra actividad y sin molestar a los clientes.
Coge papel y bolígrafo porque a continuación vamos a desvelar cuáles son las pautas a seguir si estás decidido a mejorar las instalaciones de tu bar o a repensar el diseño de tu cafetería.

Razones que explican las reformas en tu cafetería

En este blog hablamos recientemente sobre la conveniencia de actualizar nuestra carta de bebidas adecuándola a las tendencias gastronómicas que sigue el consumidor. Una oferta estática puede llevar al cliente a buscar nuevas experiencias en locales con una carta más dinámica.
Lo cierto es que esta misma recomendación podríamos aplicarla a la imagen de un café, de un bar o de un restaurante. Descuidar la cara de nuestra cafetería puede espantar a la clientela pese a servir un café de cinco estrellas. Es obligatorio revisar el estado del mobiliario, limpiar concienzudamente cada esquina del local y replantearnos el diseño de este cuando se ha quedado desfasado (en cuanto a estética o a funcionalidad).
Los cafés de nueva apertura, además de querer marcar la diferencia con una carta de bebidas original y de calidad, están apostando asimismo por locales con un diseño moderno y minimalista, por cafeterías abiertas y por una decoración sostenible e integradora.

Trucos para reformar tu cafetería sin incordiar

Es normal, por lo tanto, que tú también te plantees la realización de algunas reformas en tu cafetería. Tal vez quieras dejar la cocina a la vista, ampliar el pasillo de entrada, eliminar barreras y columnas, añadir una terraza… Con el objetivo de iniciar una temporada de obras sin interrumpir demasiado el día a día de tu negocio y sin molestar a la clientela, deberías valorar cuestiones como las siguientes:

  1. Para las reformas en bares, restaurantes o cafés, procura contactar siempre con un equipo de profesionales que te inspire confianza y con el que puedas establecer un plan de actuación que determine unos tiempos de ejecución más o menos claros. Es importante saber bien qué espacios sufrirán reformas en el interior de la cafetería, en qué orden y durante cuánto tiempo. De esta manera, el barista sabe durante cuánto tiempo tendrá inoperativa una zona de su cafetería y actuará acorde a ello.
    Una obra puede experimentar dificultades que la lleven a retrasarse, por lo que siempre hay que conceder cierta flexibilidad; de todos modos, es fundamental trabajar con gente seria que cumpla con unos plazos y no estrese al personal de la cafetería (así, el trato a la clientela seguirá siendo igual de bueno).
  2. Mantén siempre informado al cliente sobre cualquier modificación que pueda sufrir la actividad de tu cafetería por causa de dichas obras. Avísale sobre cierres, modificaciones en el horario, cambios en tu oferta por reformas en la cocina… Para ello utiliza cartelería en el mismo local, habla con la clientela habitual y coméntalo a través de tus perfiles en redes sociales. Hazlo con suficiente antelación para que las reformas en tu cafetería no pillen a los visitantes por sorpresa. Explica asimismo que todas las molestias que se puedan ocasionar durante este periodo de obras valen la pena, ya que se mejorarán las condiciones del local.
  3. En el caso de que algunas de las obras se lleven a cabo mientras tu cafetería está abierta al público, recurre a la señalización para indicar un cambio de recorrido o para advertir que un espacio está fuera de servicio. Por ejemplo: si la entrada principal permanece cerrada temporalmente por obras, has de señalar claramente cuál es la entrada alternativa o secundaria. También puede ocurrir que los aseos estén no operativos, por lo que deberás indicar si hay algún baño secundario o un remolque de baño eventual en el entorno del local.
    Aunque la entrada alternativa o el baño secundario sean medidas provisionales, intenta mantenerlos en perfecto estado, ya que afectan igualmente a la imagen que un cliente se haga de tu negocio.
  4. Durante la temporada de reformas en tu cafetería debes tratar con especial cariño a ese coffee lover que acude a tu local aun cuando está sufriendo algunas obras. Lo ideal es que la reforma pase lo más desapercibida posible para tus visitantes. Cuando experimentéis algunos minutos de ruido (provocado por el uso de taladros, martillos, etcétera), preocúpate por ubicar a tus clientes en el rincón más tranquilo del establecimiento. Por supuesto, procura que estos minutos de ruido no coincidan con las horas punta de tu cafetería.

Estas recomendaciones son a menudo tenidas en cuenta por muchos cafés a los que, en un determinado momento, les apetece mejorar su aspecto. Una correcta planificación de los trabajos, una buena organización de los espacios y la consideración hacia el cliente ayudarán sin duda a que las reformas en una cafetería dejen con buen sabor de boca a sus baristas y gerente.

¿Algo más a mejorar aparte del diseño de la cafetería?

En un artículo anterior el que dábamos consejos para sugerir bebidas a los clientes de manera adecuada, mencionamos la importancia que tiene para un barista cuidar al máximo su zona de trabajo. Esto explica en muchas ocasiones las reformas que llegan a un bar, café o restaurante; pero esta atención debe dirigirse asimismo hacia la maquinaria y las herramientas que se utilizan para preparar las infusiones o los dulces. Así que, si vas a cambiar el diseño de tu cafetería, vigila también que los electrodomésticos y cualquier otro utensilio que emplees durante tus preparaciones funcionen y estén en perfectas condiciones. Como ya hemos comentado, cada herramienta que uses en la elaboración del café debe estar en buen estado para que ese café sepa todo lo bien que puede saber.

Entonces… ¿quién dijo miedo a la hora de iniciar reformas en una cafetería? Seguro que alguno de los baristas que nos leen ya ha realizado alguna obra en su café y puede contarnos en los comentarios cómo ha sido su experiencia. 😉