Cafeterías ambulantes

Cafeterías ambulantes: ¿de qué hablamos?

Si te gustaron la creatividad y la actitud de los coffee trucks, de los que te contamos muchas cosas en un post anterior, verás cuantísimo te entusiasman estos otros conceptos de cafetería ambulante: en esta ocasión, queremos hablarte de pequeños negocios de café levantados sobre los cimientos de motocarros o bicicletas que están funcionando fenomenal en el panorama cafetero internacional. A pesar de que sus recursos se limitan a lo justo y necesario, sin hueco para el exceso, estas cafeterías ambulantes muestran un compromiso especial con el café de calidad. La mayoría de ellas, además, quieren ser poco o nada contaminantes y desarrollan su actividad de manera sostenible.

¡Sigue leyendo: veamos qué podemos aprender de estos nuevos modelos de cafeterías ambulantes!

Las cafeterías ambulantes y la sostenibilidad

 

Los coffee trucks, vehículos de cuatro ruedas acondicionados para la preparación y venta de café, suelen resultar muy atractivos a la vista y fascinan a todo aquel que aparte de coffee lover es instagramer. Para la puesta en marcha de estos negocios itinerantes de café se usan furgonetas muy populares y vistosas como la Volkswagen T1 o la Renault Estaffete. Es muy habitual toparse con estos vehículos restaurados o con algunas réplicas muy conseguidas en ferias de todo tipo, eventos gastronómicos o festivales musicales. Los coffee trucks pueden desplazarse kilómetros sin despeinarse y sin que nuestro material (vasos, cubiertos, jarras…) se tambalee.

Sin embargo, son muchos los baristas que apuestan ahora por cafeterías ambulantes algo más modestas y que prestan atención a esa gran cantidad de consumidores que prefieren proyectos y negocios sostenibles. Todo ello sin perder de vista el café de gran calidad o de especialidad.
¿Cómo son estas cafeterías itinerantes que tan bien conectan con el coffee lover actual?

  • Algunas no pierden el toque vintage: Siguiendo la línea retro que caracteriza a los coffee trucks, algunas cafeterías ambulantes se construyen a partir de motocarros históricos como el Piaggio Ape 50.
    El exterior de estos vehículos tiende a cuidarse muchísimo y su interior no es menos interesante. A pesar de ser bastante menos espaciosas que una furgoneta, estas cafeterías nómadas cuentan con maquinaria y enseres para prestar un servicio excelente: máquinas expreso que funcionan con gas (y que pueden preparar hasta cuatro cafés a la vez), molinillo, jarras, extintor, tanque de agua, diferentes tomas de corriente, espacio para el reciclaje… La gran mayoría de ellas son eléctricas y disponen de células fotovoltaicas para cargar sus baterías.
    Debido a su particular montaje y a que no alcanzan grandes velocidades, no es recomendable recorrer muchos kilómetros con ellas.
    Un caso de éxito de motocarros convertidos en cafeterías ambulantes lo encontramos en la empresa austriaca Espressomobil. En su página web, la marca anuncia a diario la localización de sus vehículos. También acuden a eventos privados.
  • A pedales: Para los amantes del café con mayor conciencia ambiental, las mejores cafeterías ambulantes son las que utilizan como base un triciclo o una bicicleta.
    El vehículo Velopresso, con máquina expreso incorporada, ha inspirado un modelo de cafetería ambulante sin motor, sin ruido y a pedales que triunfa allá donde va y que defiende una filosofía de vida sostenible. En este café-triciclo, el café se muele a pedaladas en unos 5 segundos y se prescinde del uso de electricidad. Sí cuenta con una pequeña estufa de gas para calentar el agua y, aunque parezca mentira, aún queda sitio para una nevera y para alguna que otra herramienta de barista. Eso sí, los profesionales que se atreven con una cafetería ambulante al estilo de Velopresso tienen que estar en buena forma para moverse con ella: con los depósitos llenos, el peso puede alcanzar los 150 kilogramos.
  • Son consecuentes: De nada vale apostar por vehículos sin motor o eléctricos y hacer de la sostenibilidad uno de los sellos de tu marca si luego, por ejemplo, sirves tus recetas con cucharillas de plástico, que no son reciclables. Por lo general, las nuevas cafeterías ambulantes trabajan con vasos de cartón reciclables, tapas biodegradables, palitos de madera para remover, pajitas ecológicas biodegradables, etcétera.
  • No olvidan el café de especialidad: Afortunadamente hemos dejado muy atrás la idea de que la comida o las bebidas preparadas en puestos itinerantes van a ser de peor calidad por el simple hecho de no producirse en un establecimiento al uso. Es más, al no tener el mismo margen de maniobra que un café convencional, muchas cafeterías ambulantes centran su oferta en productos exclusivos: cafés de origen único, cafés o blends de especialidad, buenas marcas de leche… La mayoría de baristas que dan forma a una cafetería sobre ruedas son auténticos apasionados del café que no servirían a sus clientes una infusión preparada con materia prima de baja calidad.
    Sí, las cafeterías ambulantes son, a veces, pequeños templos del café.

¿A que tienes ganas de seleccionar tus granos favoritos y lanzarte a la carretera? 🙂

Recomendaciones comunes a todos los cafés itinerantes

 

Por si estas cafeterías ambulantes están en tus planes de futuro, queremos darte algunos consejos para que el negocio empiece bien y madure aún mejor:

  1. Haz un plan de negocio serio. Estudia a la competencia y sé realista con tu presupuesto.
    Construir un café rodante a partir de una bicicleta es menos costoso que acondicionar un vehículo como un coffee truck; además, no tendrás un gran gasto en personal. Ahora bien, ¿qué bebidas quieres preparar? ¿Qué utensilios necesitas y cuál es su precio? No olvides buscar buenos proveedores que entiendan tu proyecto.
  2. Tal vez el punto número 1 condicione el punto número 2: ¿Cuál será el producto estrella de tu carta? ¿Servirás solo café o también tés? Piensa que es mejor no pasarse y que la gente identifique tu marca con un producto especializado. Escribe con buen gusto tu oferta en una pizarra o haz que tu carta esté disponible mediante un código QR.
  3. Elige muy bien tus localizaciones y tenlas en cuenta en tu plan de negocio. De lunes a viernes está bien frecuentar puntos concurridos de una ciudad como bibliotecas, universidades, una estación de tren… Los fines de semana o cuando se dé la ocasión puedes acudir a eventos en los que te interese hacerte un hueco.
  4. Te aseguramos que estos proyectos, al no tener una ubicación fija, funcionan mucho mejor cuando los hacemos visibles en las redes sociales. Crea tu propia comunidad online y comparte con ella tu agenda y todas tus novedades. ¡Ten siempre presente el marketing digital y asegúrate de tener todos los permisos necesarios!

Así son, a grandes rasgos, las cafeterías ambulantes que se han metido al coffee lover de hoy en el bolsillo. ¿Qué te parecen y cómo imaginas los cafés itinerantes del futuro?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.