Bizcocho sabor a té

La lista de dulces que combinan bien con un café es infinita, ¿verdad que sí? En esta ocasión nos gustaría compartir contigo una sencilla receta de bizcocho de té que cautivará a absolutamente toda tu clientela. Esta delicia de la repostería casera, elaborada con el famoso té matcha, te sorprenderá por su aroma, su sabor y su textura. ¡Seguro que estás deseando probarlo!

Té matcha en las tazas y en los postres

En este blog ya hemos dejado claro que somos adictos a los dulces preparados con café: el clásico tiramisú, el flan de café, el helado de café… Pero como además de cafeteros somos teteros, también nos gustaría que la repostería elaborada con té pasase a cobrar cada vez más importancia en restaurantes, cafeterías y reuniones familiares.
La receta de bizcocho de té que compartiremos a continuación se elabora con el té verde del que todo el mundo habla: el té matcha. Tal y como te contamos en otro post, el té matcha es un té único cultivado en dos regiones de Japón: Uji (Kioto) y Nishio (Aichi). En estas zonas, el árbol de té se desarrolla con una luz más bien escasa, por lo que las hojas son más pequeñas que las de otras variedades; aparte, tienen un color verde muy intenso y al molerlas se obtiene un polvo finísimo y tremendamente vistoso. Estas condiciones de luminosidad influyen asimismo en la composición del follaje, dando lugar a un té bastante dulce.
Además de para preparar un rico matcha latte, puedes utilizar el té matcha para hacer una repostería deliciosa. Empezaremos con un bizcocho de té verde en cuya preparación incluiremos asimismo semillas de sésamo: ¡aromatizarás muchísimo tu cocina de barista!

Ingredientes para este bizcocho de té verde

Primero vamos a indicarte las herramientas básicas que usarás para dar forma a este bizcocho de té: un batidor manual, un molde de repostería rectangular (tipo plum cake) y, como ya habrás intuido, un horno. Hazte también con un poco de paciencia porque puede que no salga perfecto a la primera, pero esta receta con té es muy sencilla y convertirla en una de tus especialidades es solo una cuestión de tiempo.
Los ingredientes que necesitas para preparar el bizcocho son:

  • Entre una y tres cucharaditas de té matcha (depende de la intensidad que quieras que tenga el té matcha en tu bizcocho. Procura no pasarte, ya que podría quedar demasiado fuerte)
  • Entre 225 y 250 gramos de harina para repostería
  • Tres huevos
  • Sobre 100 gramos de azúcar (echa más o menos que esta cantidad en función de lo dulzón que deseas que sea tu bizcocho)
  • Aproximadamente 15 gramos de levadura en polvo
  • Alrededor de 100 mililitros de aceite de girasol o de 100 miligramos de mantequilla
  • Entre 75 y 100 mililitros de yogur natural o de leche entera
  • Dos cucharaditas de semillas de sésamo

¿Lo tienes todo ya? ¡Pues ve corriendo a por tu delantal y tómate este reto con la misma seriedad y solemnidad con la que se celebra una ceremonia japonesa del té! 🙂

La preparación y sus trucos

Antes de hacer magia con estos ingredientes, pon a precalentar el horno a una temperatura que ronde los 160 o 180 grados centígrados. Mientras este va ganando temperatura…

  1. Elige un bol en el que juntar los tres huevos y el azúcar. Agita bien la mezcla hasta obtener cierta homogeneidad.
  2. Usa otro recipiente para colar o tamizar la harina, la levadura y el té matcha. Mezcla bien estos ingredientes.
  3. Ahora es el momento de agregar esa combinación en el bol donde esperan los huevos y el azúcar. Hazlo poco a poco y alternando la mezcla tamizada con la leche o el yogur natural (algo batido, con aspecto cremoso). Comienza siempre añadiendo primero la parte seca (la mezcla tamizada) y termina asimismo con ella. Bate de nuevo (y ligeramente) el contenido.
  4. Incorpora los 100 mililitros de aceite de girasol o los 100 miligramos de mantequilla previamente derretida. Agita suavemente para que se integre.
  5. Engrasa el molde de repostería y deposita en él la mezcla. Agrega las semillas de sésamo e introdúcelo en el horno durante 40 o 50 minutos.
  6. Antes de retirar tu bizcocho de té del molde, deja que enfríe en torno a diez minutos o un cuarto de hora. Tras retirarlo de dicho molde, debe seguir enfriándose sobre una rejilla.

¡Y listo! ¿Ya te estás imaginando su buena pinta, a que sí? Con todas las tradiciones teteras que hay repartidas por el mundo y, al final, lo que más te gustará será este esponjoso bizcocho elaborado con té matcha. ¡A disfrutarlo y saborearlo con un buen café! 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.