El Café

Frutos

Historia

Si bien se comenzó a cultivar y consumir en torno al siglo X, son varias leyendas que cuentan los orígenes del café y todas lo sitúan en Etiopía, donde fue descubierto por casualidad por un pastor de ovejas, Kaldi, al ver el estado de excitación de éstas tras haber ingerido el fruto del cafeto.

Especies y variedades

De todas las especies, solamente se cultivan 10 y dos de ellas han sido descritas como las más importantes por representar el 95% de la producción mundial: Arábica y Robusta, la denominación Robusta hace referencia a que esta especie requiere condiciones de cultivo (altitud, temperatura etc.) menos exigentes que el café Arábica.

Recolección

Para conseguir un producto final de la más alta calidad, el café debe recolectarse cuando las bayas estén completamente maduras y rojas, y de forma individual, repitiendo la operación a intervalos de 7 a 14 días, este sistema se denomina “Picking”.

Procesado del café verde (Beneficio)

Con el procesado o beneficio del café, se obtiene la semilla libre tras la eliminación de las diversas capas que forman la cereza; hay dos métodos:

Procesado por vía seca o Natural: Es un proceso más económico y antiguo, se obtiene un café de peor calidad y el producto final se cotiza a un precio inferior.

Procesado por vía húmeda o Lavado: a excepción del café Arábica de Brasil, todos los demás Arábicas se procesan por esta vía que da como resultado cafés más selectos y cotizados.

thinkstockphotos-497279814

Orígenes (El cinturón del café)

Entre los Trópicos de Cáncer y Capricornio se dan las zonas cafetaleras, se pueden dividir en zonas de cultivo de café Arábica en Centroamérica con países como Honduras, Guatemala, Nicaragua, etc… y grandes países productores en el sur como Brasil y Colombia y otra zona que comprende África central (Uganda, Costa de Marfil, Angola, etc.) y el sureste asiático (Vietnam, India, Indonesia, etc.) como zona de cultivo de café Robusta.

granos_cafe

El tueste

El café verde, una vez desprovisto de todas sus envolturas, está listo para ser tostado. Es el proceso más importante al que se somete el café y de él dependerán muchas de las cualidades que se apreciarán en la taza.

Es un proceso que depende básicamente de la naturaleza del café, de la temperatura, del tiempo y de la transferencia de calor.